674 582 378
info@alamiriya.es

En busca de un modelo común para cambiar el PGOU de Córdoba

Los partidos que sostienen el equipo de gobierno se ponen de acuerdo en empezar los trabajos aunque con matices.

 

CAMBIAR el PGOU de Córdoba, sí, pero para qué. Ese es el estado actual del debate sobre el Plan General de Ordenación Urbana, el documento que fija cómo ha de crecer la ciudad, cuáles deben ser sus espacios de vida comunitaria y qué límites han de establecerse para la vida comunitaria. El gobierno municipal tiene ya los votos para que el Pleno inicie los trabajos con los apoyos de PSOE, IU y Ganemos. El PP no rechaza de partida la propuesta aunque quiere saber de qué cambio se está hablando. Si la esbozada por el PSOE, contenida, o la de la agrupación de electores ligada a Podemos que supondría darle la vuelta al escenario.

El cogobierno y Ganemos han llegado al acuerdo de proponer una moción única —sin aristas— que permita sumar a todo el arco plenario. El edil socialista Emilio Aumente reconoció ayer que su modelo es divergente del detallado por el grupo municipal que sostiene el gobierno de coalición, y que no suena nada bien en los despachos del PP, de Ciudadanos o de UCOR. El objetivo, afirman los grupos consultados, tiene que ser el del consenso en una decisión que supera con creces el limitado mandato de un alcalde, de un gobierno o de una corporación.

Las cuestiones clave

El diagnóstico es compartido. Una de las cuestiones clave es que no hay dinero para el crecimiento de ciudad que se programó, más de 30.000 viviendas, o para los equipamientos que se diseñaron (sobre todo, los que dependen de privados por el mecanismo de la financión por aprovechamientos). La cuestión no es tanto qué poner sino qué quitar. Aumente dijo directamente que hay muchas posibilidades de que este sea el primer plan general que descalifique suelo. Es decir, que revierta a no urbanizable o convierta en dotacional lo que ahora está previsto para pisos. El concejal reconoció que tiene que negociarse con los propietarios de suelo para alejar el problema de consecuencias como demandas por daños y perjuicios.

Aumente aseguró que la propuesta de revisión puede estar lista en dos años si se trabaja con eficacia. El anterior se aprobó inicialmente en 1998 y no se concluyó hasta 2001, con el PSOE en Urbanismo, y 2003, debido a las correcciones que se cargaron las mismas propuestas de urbanización blanda de las parcelaciones que ahora se intentan implementar.

 

“Lo que se encuentra en debate es cómo hacer una ciudad más barata”
Entre los interlocutores se reconoce que este será un PGOU distinto al vigente y al de 1986, los dos planeamientos creados en la democracia. En estos dos documentos municipales, el objetivo siempre fue crecer, desbordar los límites de la ciudad consolidada, lo que fue un fabuloso negocio, el de la compras y ventas de suelo que tuvieron su parte de culpa en la gestación de la burbuja inmobiliaria. En esta ocasión, lo que se encuentra a debate es cómo hacer una ciudad más barata y cómo recortar unas previsiones de viviendas que nunca contaron con un factor de relevancia: la crisis económica más larga que se ha vivido en la historia moderna de España. La cuestión, ahora, no es por dónde sumar sino qué cortar. Qué proyectos o inversiones se consideran innecesarios, demasiado caros e inviables y cuáles merece la pena considerar. Leer más

 

ABCandalucía 06/05/2016

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar su navegación y ofrecerle una mejor experiencia online. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.