674 582 378
info@alamiriya.es

Urbanismo flexibiliza los avales para desbloquear la legalización de parcelas

La Gerencia acepta otras fórmulas como garantía económica para que los casos más avanzados sigan tramitándose Aprueban la reparcelación de El Cruce y Cuevas de Altázar.

La Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) abordará mañana viernes en su consejo rector nuevos pasos para desbloquear la legalización de varias parcelaciones de la capital. Se trata de la aprobación de dos proyectos de reparcelación -los de El Cruce y Cuevas de Altázar- y el visto bueno a la propuesta de garantías económicas de otras tres zonas: Barquera Sur, Alamillo y Villa Alegre. En estos tres últimos casos se ha dado un impulso importante al flexibilizar las condiciones para la formalización del aval del 7% del coste previsto de la urbanización exigido como paso previo a continuar con los trámites. Precisamente en este punto se atascaban la mayoría de parcelas lo que impedía que se pudiera seguir dando pasos hacia la legalización. La propia Gerencia reconoce que se ha tenido que optar por el estudio individual “caso por caso” y mantener una “actitud flexible” debido a las dificultades del mercado financiero, que imposibilitan el depósito de un aval al uso. Así, en el caso de la parcelación del Alamillo, la GMU acepta como bueno la parte proporcional de los caminos comunes de la zona que corresponde a varios propietarios y cuya tasación asciende a 191.024 euros. No obstante, la junta de compensación deberá sustituir esa garantía por un aval bancario o depósito “monetario” en la Gerencia antes de la aprobación definitiva del proyecto de reparcelación.

En el caso de Barquera Sur y Villa Alegre se acepta que la garantía -que asciende a 69.019 euros- venga por parte de la cuota de participación que los propietarios tienen en las fincas registradas, aunque también tendrán que materializar el aval antes de culminar el proceso de reparcelación.

La garantía económica era una de las claves que atascaba la regularización de parcelas, ya que si no se aportaba el aval correspondiente no se podía seguir el trámite. La intención de la GMU es optar por modificar la figura del aval aunque se hará en aquellos casos en los que hay “una intención manifiesta” de los propietarios y el organismo corrobora que se va a culminar con el proceso. “Procuramos buscar fórmulas para que se pueda pasar al siguiente paso, sobre todo en aquellos casos que están más avanzados”, aseguró ayer el gerente de la GMU, Emilio García.

Urbanismo exige como aval un 7% del coste total del proyecto, que se calcula tanto con los gastos de urbanización como los de gestión, derivados de la necesidad de asistencia técnica como abogados o arquitectos. García reconoció que el aval bancario, que era la fórmula que se seguía, “es casi imposible” que ahora se produzca, por lo que se buscan “otras fórmulas” que sean menos gravosas para los propietarios.

Los otros dos casos que se tratarán en el consejo rector -El Cruce y Cuevas de Altázar- se encuentran en un estado más avanzado, pues ya se ha fijado la cantidad que corresponde al 10% que la junta de compensación tiene que abonar a la GMU. Esto permite la aprobación del proyecto de reparcelación de manera que ya sólo resta el último paso, la urbanización y la posterior inscripción en el registro de la propiedad, lo que supondría la regularización definitiva de la zona. Este paso incluye otra de las claves que también atascaba el proceso hasta la legalización: la fijación de la cantidad que los parcelistas tienen que pagar a la GMU en sustitución del 10% del suelo que aporta cualquier promotor. La cantidad varía según la parcelación ya que cada una tiene sus características, aunque Urbanismo mantiene el modelo de fijar el precio del metro cuadrado de una vivienda de protección oficial (VPO). En el caso de Cuevas de Altázar la cifra se ha fijado en algo más de un millón de euros, que tendrán que abonar los propietarios antes de poder inscribir sus fincas en el Registro de la Propiedad. Para las viviendas de El Cruce, la cantidad asciende a 665.847 euros, de los que ya se ha abonado el 50%, según consta en el expediente de la GMU. Ambas parcelaciones recibirán el viernes la aprobación del proyecto de reparcelación, el paso previo a la urbanización y a su regularización definitiva.

Todavía quedan núcleos de parcelaciones que se encuentran en distintas fases pero la intención es continuar avanzando para desbloquear paulatinamente todos los casos pendientes. Leer más

El Día de Córdoba 10/12/2015

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar su navegación y ofrecerle una mejor experiencia online. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.